Mar 2 2013

El estrago materno. Su desarrollo e implicancias en el desarrollo del sujeto femenino.

Para lograr un entendimiento de este concepto lacaniano es necesario realizar un recorrido teórico de varios autores que posibilitarán a través de ciertos ejes una enmarcación coherente. Estos ejes son:

  • Complejo de Edipo en la niña.
  • Función del nombre del padre.
  • Significación fálica.
  • Posicionamiento de la niña frente a la madre.

Estos ejes son esenciales ya que, tanto su funcionalidad o su no intervención dará como posible resultado la aparición de la relación de estrago entre la niña y su madre, como también las distintas dificultades para la niña con respecto al desarrollo de su feminidad.

Desde Freud conocemos el desarrollo del Complejo de Edipo. A través de la construcción del mito de Edipo, Freud busco localizar y explicar los avatares con los cuales el niño pequeño se enfrenta en los primeros años de su vida.

Este episodio es el fenómeno central del periodo sexual de la primera infancia, referencia de las relaciones, ataduras y límites que condicionan la existencia y trayectoria del sujeto en la vida.

En esta fase del desarrollo la niña busca y quiere ser la predilecta del padre, por lo tanto exige ser amada. El clítoris es para ella un pequeño pene y por lo tanto para ella es importante y su funcionalidad es tal que para ella se comporta como un pene. Cuando advierte la diferencia con el varón se siente inferior y percibe esta falta como un perjuicio, aquí es donde se presentan la gran mayoría de conflictos con su madre, ya que la niña la hace responsable de haber sufrido este perjuicio. Obviamente todo esto ocurre bajo la instancia inconsciente de la niña, no es que ella haga berrinches a su mamá por saber de este perjuicio. Luego de un lapso de tiempo acepta esta falta, comprende la castración como un hecho y entra en el periodo de la angustia de castración. Este periodo se caracteriza porque la niña renuncia a tener un pene como el varón, acepta su condición, pero pide algo a cambio.

El primer objeto de amor tanto para la niña como para el niño es su madre, pero en este camino la niña sustituye a la madre, quiere ser todo para su papá. Su posición es estar constantemente seduciéndolo, la renuncia al pene solo es soportada a condición de un intento de resarcimiento. Ella renuncia a tener un pene sólo con la condición de recibir un hijo, su complejo de Edipo culmina en el deseo de recibir un hijo del padre. Al no recibir respuesta a esta demanda puede deparar terribles dificultades en el desarrollo habitual de la femineidad.

Cuando la niña le pide al padre un hijo, lo que esta pidiendo es una demanda imposible de satisfacer. Esta demanda de objeto sólo tiene existencia a nivel del lenguaje, de lo simbólico, ya que es sabido que un padre en su función paterna no puede dar un hijo a su hija: el padre esta imposibilitado para significar esa demanda para complacer a su hija. Freud decía que esta posibilidad de la mujer de demandar un imposible es lo que la hacía poder forjar un carácter desinhibido en su sexualidad.

El Complejo de Edipo logra introducir al niño en el circuito de deseo de la mujer. Según Freud la mujer es un ser castrado, le falta el falo (representación simbólica del pene), por eso a través de la resolución del Edipo y la posterior aceptación de la castración van a venir toda una serie de objetos a compensar la falta del falo, entre ellos el propio hijo. Para Lacan la mujer no está castrada, sino privada, la posición femenina no está inscripta en el inconciente.

Nos preguntamos con respecto a la posición de la madre, ¿Qué lugar viene a ocupar el niño? La respuesta a esta incógnita es que el niño tiene un sólo valor: es, supuestamente, quien va a ocupar el lugar del objeto que va a completar a la madre; en relación a esto el niño puede ser el nombre del falo (representar aquello que la madre anhela, pero que en realidad no es, por eso sería sólo el nombre) u ocupar el lugar de objeto A (objeto causa de deseo de la madre, es decir el deseo de la madre siempre va a girar en torno a su hijo), lugar de eso que escapa a toda simbolización.

Jacques Lacan a partir de las elaboraciones teóricas de Freud, conceptualizo dos conceptos muy importantes que sirven como operadores funcionales para comprender la importancia del proceso de constitución de un sujeto. Estos conceptos son la Metáfora Paterna y El Nombre del Padre, que actúan en el desenlace del Edipo impidiendo la posibilidad de estrago.

Existe una relación particular del niño con el falo, el falo es el significante privilegiado.

El niño se pregunta con respecto a su madre ¿Qué soy para ella?, ¿Qué lugar tengo?, ¿Qué quiere de mi? Es aquí donde interviene lo que se ha dado en llamar el nombre del padre. Aquí es donde entra en juego el padre en su función, no sólo como aquel que lo engendró, sino haciendo intervenir su posición en esta relación tríadica madre-hijo-padre, papel prohibitivo del padre identificando en el padre la figura de ley. ¿Cómo interviene el padre? Justamente es dando respuesta a esas interrogaciones que tiene el niño sobre el deseo de la madre, va a decir que lo que desea la madre es el falo y esto va a dar lugar a que el niño se identifique con el objeto de deseo de la madre, más tarde se dará cuenta, a partir de la función paterna, que él no puede ser el falo de la madre. La metáfora paterna va a ser la operación por medio de la cual el significante del nombre del padre se sustituye al deseo de la madre, es decir que en el psiquismo del niño va a actuar la figura de ley del padre permitiéndole salir de ese lugar de ser todo para la madre (lugar del estrago).

¿Qué es lo que pasa en la relación de estrago? El niño se posiciona en lugar de objeto, presta su cuerpo para ser un objeto dentro del inconciente de la madre, queda pegado a esa situación que hace que la madre no se entere de nada, menos de su castración. En esta posición de objeto el niño no puede decir nada, ya que es objeto de goce del otro.

El estrago es un término introducido por Lacan para explicar que en la relación madre-hija hay algo que escapa a la total regulación fálica. En el estrago se da un malentendido en cuanto a la respuesta de qué es ser mujer, esto evidencia la falla de la función paterna que es introducida en esta relación como un padre impotente, que en el discurso materno figura como castrado. El estrago en la relación madre–hija es consecuencia directa de la falla de la función paterna.

Marie –Hélene Brouse, en “El estrago a la luz de la vacilación de los semblantes”, dice que en la práctica analítica se constata el estrago en la relación madre-hija a partir de la vacilación del semblante. En el estrago la madre es designada como responsable de la falta de la niña y supuesta de gozar de eso, así el estrago esta relacionado al destino del falo en la niña, en esta relación de estrago, se evidencia en el deseo de la madre un goce sin limite, sin intervención del freno del Nombre del Padre. Es el deseo materno que quiere devorar, que siempre quiere más y más, deseo imposible de saciar. Lacan llego a referirse a este deseo materno como feroz y obsceno, tiene que ver con esa parte del goce de la mujer que no esta acotado, circunscrito. En el estrago no hay mensaje a descifrar, sino que es puro goce.

Lacan diferencia estrago de síntoma, el estrago es el goce no fálico femenino, sin localización y es una construcción del sujeto. El síntoma puede superar al estrago, envuelve un goce, no se considera como algo anómalo que hay que extirpar del sujeto, sino que es una invención del sujeto para arreglárselas con lo real, es la respuesta que el sujeto pudo construir. El psicoanálisis busca que el sujeto pueda arreglárselas con el real sin sufrir.